Tryouts en Medellín: Así fue la cuarta jornada de pruebas para la Selección Colombia

Publicado:

Bello fue la última parada de la Gira Nacional de la Selección Colombia por el departamento de Antioquia. Después de dos intensas jornadas en Medellín, el lunes 23 de octubre llegaba el turno de Lobos.

En la Cancha Auxiliar, cerca al Estadio Tulio Ospina -ubicada en la parte norte de Medellín-, veintiséis jugadores antioqueños (veinticuatro de Lobos, uno de Hunters y uno de Raptors) fueron evaluados por el Head Coach de la Selección Colombia, Renzo Devia.

Los jugadores fueron muy puntuales, pues todos estaban presentes antes de la llegada del entrenador. Al estar en uso la cancha, el Coach Devia prefirió comenzar el entrenamiento con las entrevistas individuales, ya que era un gran número de jugadores y el tiempo era limitado.

Mientras cada uno esperaba su turno, el casco amarillo y el uniforme de la Selección Colombia eran los protagonistas principales, pasando de mano en mano entre los jugadores para tomarse fotos y verlos más de cerca. En sus rostros se podía notar la ansiedad y la felicidad por estar a punto de cumplir un sueño.

Con la cancha ya libre, los jugadores iniciaron con el calentamiento. Después de unos diez minutos, uno de los entrenadores de Lobos reunió a todos los jugadores en un círculo, expresándoles palabras sinceras y emotivas. Les deseó la mejor de las suertes y les pidió que se esforzaran al máximo.

El Coach Renzo decidió dividir al equipo en dos grupos. Los primeros doce comenzarían con la prueba del 40 yard dash -ejercicio dirigido por Devia-, mientras que la otra mitad del grupo realizó el 3 cone drill, a cargo de Julián Tamayo, Head Coach de Lobos y uno de los coordinadores de la Selección.

A diferencia de las otras dos jornadas en Medellín, el clima jugó a favor de Lobos. Los jugadores estaban emocionados y querían demostrar que tienen lo necesario para ser parte del combinado nacional.

Una de las anécdotas más importantes de la jornada fue la cobertura periodística por parte de Teleantioquia, un canal de televisión regional del departamento, que estuvo pendiente de todos los movimientos del día.

Los jugadores de Lobos iniciaron el entrenamiento con la mayor exigencia posible. Uno de los corners (esquineros) del equipo sorprendió al Head Coach, pues recorrió las cuarenta yardas del ejercicio en 4,8 segundos, tiempo record en los tryouts.

Como dato curioso, Medellín ha sido la ciudad con mejores promedios en las pruebas de velocidad.

Más adelante, y como es costumbre en la gira nacional, Devia separó a los deportistas en dos grupos. El primero lo conformaban los linieros defensivos y ofensivos, mientras que en el segundo se encontraban los demás jugadores realizando ejercicios para no dejar enfriar el cuerpo.

Esta vez hubo un tercer grupo. Lobos cuenta con un kicker (pateador), que fue apartado de los otros grupos con el fin de demostrar su habilidad en pruebas como la patada inicial, el gol de campo, el despeje bajo presión y el pateo hacia diferentes zonas del terreno. Álex Ramírez, otro de los entrenadores del staff técnico de la Selección Colombia, fue el encargado de supervisar la actividad.

Por otra parte, los linieros ofensivos y defensivos demostraron una gran calidad. Ambas líneas realizaron pruebas “uno contra uno”, jugadas de bloqueo, bloqueos cruzados, movimientos de técnica y trucos bajo presión. Además, el entrenador les midió su conocimiento táctico sobre el deporte (football IQ).

Para la siguiente parte del entrenamiento, los linebackers (apoyadores) y running backs (corredores) realizaron pruebas de agilidad, jugadas de tackleo, movimientos de ángulos y lectura del juego.

El siguiente ejercicio fue el open field (campo abierto), en el cual los entrenadores observaban los movimientos de los esquineros y de los apoyadores, Fue tanta la emoción y la entrega, que  uno de los jugadores presentó molestias en su pierna, debido a un calambre.

Más allá de esto, los jugadores continuaron el entrenamiento. Devia llamó a los quarterbacks (mariscales de campo), wide receivers (alas abiertas) y tight ends (alas cerradas) para que trabajaran en conjunto. Durante casi media hora, el Coach vio la forma en la que los deportistas reaccionaban a las coberturas en zona, las lecturas de juego, los movimientos especiales y en el “uno contra uno”.

Mientras Devia observaba los movimientos individuales de los mariscales de campo y los corredores, el tiempo por el que estaba alquilada la cancha se cumplió. Finalizados todos los ejercicios, el Head Coach de la Selección Colombia llamó a todos los jugadores para que formaran un círculo en la mitad del campo. Les agradeció por haber demostrado lo mejor de sí mismos y les dijo que estaba más que satisfecho. Sin embargo, por cuestiones de tiempo, no pudo realizar todas las entrevistas individuales, aunque quedó en llamarlos más adelante.

El rompimiento de filas se dio con un grito conjunto entre jugadores y cuerpo técnico: “¡Amarillo, azul y rojo… Colombia!”, el lema insignia de la gira.

A lo largo de la noche se vieron grandes jugadas, buenos tackleos y mucha velocidad. Fueron alrededor de tres horas en las que los jugadores de Lobos demostraron las ganas que tienen por hacer parte de la Selección Nacional.

De esta forma terminaron los Tryouts en Medellín. Cada entrenamiento es un reto para el staff técnico de la Selección, demostrando que hay mucho talento para pocos cupos en el equipo.