Renzo Devia: “En este mundo no existe una sola vía para llegar a tus sueños”.

Publicado:

“Coach Renzo”. Así identifican la mayoría de los seguidores del fútbol americano a Renzo Devia, una de las personas que más ha aportado en el desarrollo de este deporte en todo el territorio nacional. Se vinculó de lleno al fútbol americano colombiano en 2011. Desde entonces ha ganado dos campeonatos nacionales con Pumas D.C. (equipo bogotano), y ha contribuido al crecimiento de otros clubes como Storm (de Cajicá), además de ofrecer clínicas deportivas para promover esta disciplina en diferentes ciudades de Colombia.

Devia nació en Nueva York. Es hijo de padres bogotanos, lo cual le permitió obtener la doble nacionalidad. Vivió sus primeros años en Colombia, pero a los cinco años regresó junto a su familia a Estados Unidos. “Cuando llegué aquí (a Nueva York) comencé a jugar baseball. Empecé a lanzar mucho la pelota, pero a los 12 años tuve mi primer acercamiento con el fútbol americano por un amigo de Afganistán que practicaba el deporte (…)”, afirma.

Su primera experiencia cercana al fútbol americano se dio a los 13 años, cuando asistió a un campamento. Allí, debido a su buena altura, fue escogido para jugar como defensive end (ala defensiva). Con el transcurso de los meses, Devia transformó su posición en el campo de juego. La habilidad que tenía para lanzar la pelota lo llevó a ser quaterback (mariscal). “La posición de quarterback llegó de forma natural. No me gustaba pegarle a otros, ni que me pegaran a mí. Hoy día sigo lanzando el balón de fútbol americano para desestresarme”, agrega.

Cursó sus estudios de bachillerato en la escuela Varsity, siendo el quaterback titular del equipo con sólo 14 años. Durante su último período escolar, el club obtuvo el campeonato de Nueva York de forma invicta, con un récord de 11 partidos ganados y ninguno perdido. A partir de sus buenas actuaciones, Devia comenzó a recibir becas para realizar sus estudios en algunas de las universidades más reconocidas de Estados Unidos, como Penn State o West Virginia, entre otras. La Universidad de Kansas fue su elección final, pero debido a que tenía algunas notas académicas con un promedio bajo no logró ingresar. Empezó a estudiar en un Community College en esa misma ciudad con el objetivo de subir las calificaciones.

Alternó sus estudios universitarios con su gran pasión, el fútbol americano. Siempre que podía, lo practicaba. Un día, mientras jugaba un partido con el equipo del Community College, se lesionó la rodilla. El diagnóstico no era alentador. El ligamento cruzado anterior de su rodilla estaba afectado. Esto tuvo un efecto negativo en su juego, haciendo que su 40 yard dash pasara de 4,7 segundos a 5,0. Como consecuencia, los entrenadores decidieron apartarlo del equipo. “Entré en completa depresión. Había vendido todo para mudarme a Kansas, pero gracias a Dios aprendí que en este mundo no sólo hay una vía para llegar a tus sueños”, declara Devia.

La lesión quedó atrás. Después de lo sucedido, Renzo regresó a Nueva York para estudiar Producción de Televisión en la Universidad de Albany. Entretanto, ingresó a los Bayside Raiders, un equipo semiprofesional, en el que estuvo hasta cumplir 24 años.

Debido a las buenas notas que obtuvo en Albany, Devia empezó a trabajar en una de las cadenas televisivas más importantes, Univisión. Dejó de jugar fútbol americano, aunque nunca lo abandonó del todo, pues les enseñaba algunas cosas a los miembros más jóvenes del equipo.

“Notaba que mis años de jugar ya se estaban acabando, así que empecé a enseñarles a los más jóvenes. Me encantaba enseñar, pero no sabía que me iba a gustar entrenar. Comencé a jugar Flag Football e inconscientemente dirigía a mis compañeros. Aunque, honestamente, encontré lo de ser entrenador en Colombia”, expone.

Devia retornó a Colombia en 2011. Al llegar, se vinculó de forma espontánea al equipo Pumas D.C., de Bogotá. En una ocasión, dos jugadores del club lo invitaron a cenar. Le comentaron que el partido final del Torneo Nacional era contra Lobos de Medellín. El coach Renzo recibió una propuesta: los jugadores querían que él fuera su coordinador ofensivo en el partido más importante de la temporada.

“Cogí el playbook y lo boté a la basura. Hice como cinco o seis jugadas, las practicamos durante dos semanas y ganamos el campeonato nacional. Después de eso me nombraron head coach. No lo podía creer. Comencé a desarrollar el equipo y en 2012 volvimos a ganar el torneo”, manifiesta Devia.

En 2013, el ahora entrenador fundó distintos campamentos de fútbol americano en algunas de las ciudades más importantes del país, como Bogotá, Cali y Medellín. Al año siguiente se involucró en el desarrollo de Storm, equipo del municipio de Cajicá, llegando a contar con un roster de 53 jugadores. Durante el mismo 2014, Devia regresó a Estados Unidos para recibir la certificación oficial que lo acreditaría desde ese momento como entrenador, iniciando su nueva función en territorio norteamericano con los Brooklyn Bengals.

La vida de Renzo Devia es una constante combinación de estadías entre Colombia y Estados Unidos. Ha estado comprometido con varios proyectos, como la promoción de campamentos deportivos en los que se profundizan características posicionales del fútbol americano, además de dirigir actualmente a los New York Crusaders, otro equipo semiprofesional estadounidense.

Devia menciona algunos de los momentos más significativos en su carrera deportiva. “Obtener el campeonato nacional con Pumas D.C. en 2012 fue muy importante, aunque ganar invicto el campeonato en el bachillerato también (…). Pero aprendí una lección. Mi papá y mi entrenador me dijeron: tienes que perder para aprender a ganar… Y cuando ganamos contra Toros pude disfrutarlo, fue muy bello. Desde ese momento, me di cuenta que en Colombia hay algo especial con el fútbol americano”, concluye.

Renzo Devia tiene una historia de vida ligada al fútbol americano, un deporte que no ha sido tradicional en Colombia, pero que poco a poco ha tomado fuerza y relevancia. Es productor de televisión y al mismo tiempo dirige a los New York Crusaders. Esto demuestra que su pasión por este deporte sigue intacta. El amor por esta práctica lo ha llevado a trabajar junto a la FECOFA, impulsando uno de los proyectos más importantes que se han hecho en el país relacionados a esta actividad: la Selección Colombia de Fútbol Americano, de la cual él es la principal cabeza.

¡Gracias, Coach Renzo! Su sueño se está haciendo realidad.